Destacado

LAS DESVENTURAS DE PEDRO. EL DETECTIVE. AUTOR: LUIS NELSON RODRÍGUEZ CUSTODIO

POESÍA JAPONESA DE ELFICAROSA. PÁGINA WEB PROTEGIDA, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Código Safe Creative: #1608052119818

51yz-9iafbl

He tenido el placer de leer el libro de literatoluisrodriguez y sinceramente me ha dejado una sonrisa de satisfacción al terminarlo.

Los personajes bien definidos hacen que te identifiques con ellos y te rías con sus venturas y desventuras.

Tanto la narración, como los lugares donde transcurre la acción están perfectamente descritos, por lo que su lectura resulta fácil de seguir. 

El libro me parece ingenioso, lleno de gags verdaderamente divertidos. Muy recomendable para todo el que tenga un buen sentido del humor y que le guste una buena novela.
Un regalo genial para el día de los Reyes.

SINOPSIS

UN JARDINERO MUY ORGULLOSO HACE UN CURSO DE DETECTIVE  POR CORRESPONDENCIA. Y SIN TENER NINGUNA EXPERIENCIA ABRE UNA AGENCIA DE DETECTIVES. LO AYUDAN UNA PROSTITUTA Y UN BORRACHO AL QUE LE DICEN “BODEGA”.SE VERÁN ENVUELTOS EN NUMEROSOS PROBLEMAS QUE HARÁN REÍR AL LECTOR DURANTE TODA LA NOVELA, Y EXPONDRÁN AL INVESTIGADOR…

Ver la entrada original 40 palabras más

Juan, el trabajador

7120f16421456a4d2d5b5d39c845fe74

 

¡Trabajando Juan!

 

Laborando pasa el hombre,

trabajando sin parar.

Se consume año tras año

con afán de progresar.

 

Desde el alba hasta el ocaso

siempre la misma rutina,

sobrevivir paso a paso

escapándole a la ruina.

 

¡Trabajando Juan!

 

Los días son sufrimientos

y el cansancio se acumula.

La alegría son momentos

va metiendo como mula.

 

La ilusión de mejoría

se va de apoco quemando.

Entregando su energía

el hombre se va gastando.

 

¡Trabajando Juan!

 

El pelo se torna blanco.

El tiempo fluye, imparable.

Nunca dinero en el banco,

el ahorro es impensable.

 

¡Finalmente jubilado!

Se humedece su mirada.

Descubre ya resignado,

que al final no tiene…nada.

………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

 

Terminología de blogs

8390c619aca3227deec22c82d644ad85

 

Vamos a aclarar algunos términos  para blogger, que son los que administran, mantienen, actualizan o gestionan un blog.

Reconozco que en nuestro grupo no los utilizamos mucho, pero siempre conviene saber lo más elemental; por cualquier visita que hagamos o hagan a nuestro blog.

Para ir por orden, primero la blogosfera, que es el término donde se agrupan la totalidad de weblogs.

El alojamiento es el servicio que proporciona un sistema para poder almacenar información, imágenes o cualquier contenido.

Slides o slider -(El tobogán). Es la imagen de portada o inicio que identifica nuestro blog. Es como el telón de fondo.

Footer – (Pies) -La parte de abajo del blog.

Post -Las entradas que hacemos en el blog.

Dominio -Es el nombre que le ponemos y que identifica nuestro espacio online.

Hosting -Servicio de alojamiento del blog. (el espacio para llenar).

Influencer -Persona influyente en el blog.

Engagemen -Tema que se torna en el comentario de muchos usuarios; parecido a:

Viral -Algo que aparece mucho en las redes durante un largo tiempo.

Likeshunter -Rara palabra que designa al usuario que solo busca que le den el máximo de likes (me gusta), retweets y menciones de cada una de sus publicaciones en las redes sociales. Por lo general no le interesan para nada las publicaciones de los demás, y logrado su objetivo, desaparece rápidamente. En resumen, una plaga molesta.

Estos son solamente algunos de los términos usados por los bloggers en diferentes lugares.

Suprimí su etimología (significado) y pasé por alto algunos otros menos usados para no complicar algo que de por sí, ya es complicado.

…………………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

 

 

La justicia de Egipto

elementos-antiguo-egipto_23-2147522975

El aire olía vagamente a flores de loto.

Al fondo, y rodeado de su corte, se encontraba el faraón Amosis , escuchando atentamente a su consejero Nakhti. Éste le decía enfáticamente:

_¡Pero Alteza!  Estoy seguro que el gran Amón estará complacido con las reformas.

Éstas van a poner a los hombres libres de su lado. ¿Le parece extraña la propuesta de que cada veinte jornadas los hombres sean librados del trabajo para honrar a nuestros dioses?

Sé de pueblos que tienen esa costumbre. Hasta se les podría enseñar a hacer mejor su trabajo.

_¿El Buey Sagrado te llevó la razón? -protestó el monarca. ¿Es qué acaso no sabes que la obediencia se basa en el temor? ¿Quién querría respetar a un dios blando?

_Pueden tomarlo como bondad y no como debilidad -insistió Nakhti.

Es más, la política exterior de nuestro Egipto debería ser más flexible. Estamos rodeados de enemigos. ¿No será tiempo de entendernos con nuestros vecinos?

Amosis fue a replicar ese pensamiento, pero se arrepintió al momento. Ya no valía la pena.

Miró a su consejero y le dijo inexpresivo:

_Retírate. Voy a consultar con el gran sacerdote.

_Los dioses te guíen -saludo el consejero, retirándose y retrocediendo sin dar la espalda.

Amosis pensó en su padre, Kamosis, antiguo rey de Tebas, y en su triunfo sobre los hicsos, arrebatándoles el Egipto Medio. No dudó en lo que diría sobre las ideas de su consejero.

Pero los tiempos eran otros…

Observó a su derecha. Por una pequeña ventana se veía parte de la sala hipóstila del templo de Amón, con sus ciento treinta y cuatro robustas columnas.

Allí, en el Karnak, en el alto Egipto, los templos rivalizaban en opulencia.

De pronto un pequeño pájaro, sorprendido por un súbito golpe de viento, fue a dar con toda su insignificante humanidad contra la pesada puerta del templo, cayendo al suelo, probablemente muerto.

Esto le bastó al faraón para tener la certeza de que el dios Amón había hablado.

Llamó al jefe de su guardia personal. Éste vino presuroso, inclinándose respetuosamente.

_¡Ordéneme señor! -dijo éste con temor.

Ve con el verdugo  -ordenó Amosis, entornando aquellos ojos rasgados, acentuados por el maquillaje.

Autoriza en mi nombre la orden de ejecución para mi consejero Nakhti. Tiene ideas que pueden desatar la ira de nuestro amado pueblo.

………………………………………………………………………………………………………….

LUIS RODRÍGUEZ.


 

Política

779afcf5bed3ce8b5e9a5e91fff0cda4

 

_¡Queridos compatriotas! -grité a la muchedumbre  que se encontraba agolpada delante del improvisado estrado en que me encontraba.

(Era uno de los barrios más pobres de la capital, por lo que mi secretario de relaciones públicas me había aconsejado que emplease un lenguaje simple y directo).

_Nada de peroratas intelectuales que esta gente nunca entendería -me recomendó.

Por lo que siguiendo su consejo proseguí:

Estoy aquí con ustedes y me doy perfecta cuenta de sus problemas. Se lo que cuesta mantener a vuestros hijos, llevar un plato de comida a la mesa, pagar las cuentas.

Con la escasez de trabajo  y los bajos sueldos que el gobierno actual impone, es casi imposible.

( Al decir esto pasó fugazmente por mi cerebro que esa masa de ignorantes y vagos prefirió quedarse cómodos tomando vino en su casa, en lugar de asumir el trabajo de estudiar o hacer algo que los sacara del pozo donde viven.

Quieren lujos y nunca se preocuparon por mejorar sus condiciones, pensé con desprecio)

¡Esto va a cambiar -continué el discurso tratando de ser convincente -. Si me votan voy a realizar los cambios que ustedes esperan.

Mi meta es llegar a presidente para poder ayudar a nuestro pueblo.

Sé que la corrupción impera, pero yo no me voy a vender a costa de la necesidad de mi gente.(Según los dólares que aparezcan, me dije)

Sepan que quiero ver a mi pueblo feliz y voy a luchar por eso.¡Gracias por todo y buenas noches! -concluí dando media vuelta para bajar del estrado, esforzándome en mantener una sonrisa forzada y besando unos sucios y llorosos niños.

Cuando ya me subía al lujoso auto pensé íntimamente:

(¡Qué manga de muertos de hambre!  Si no fuera por los votos ni pisaba el basurero de estos mugrosos).

…………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

 

 

 

El suicida

7120f16421456a4d2d5b5d39c845fe74

 

Pablo Pérez tenía poca suerte.

Para comenzar vivía en un pueblito de “mala muerte”.

Justamente así se llamaba el mismo, según constaba en un viejo y despintado cartel situado a la entrada. Decía:

MALA MUERTE   73 habitantes y medio.

Siempre se sospechó que ese “y medio” fue agregado por algún bromista, como chanza por el enano Víctor, orgulloso lugareño al que todos conocían como medio litro. Dicen las malas lenguas que a veces iba al pueblo vecino donde había un cuartel y entraba sin permiso, para que le gritaran ¡alto!

Pero regresando a Pablo,no le llevaba mucha ventaja, ya que medía poco más de metro y medio y pesaba ciento veinte quilos mal repartidos. Según se decía era más ancho que alto.

Hacía pocos días que su mujer lo había dejado. Sin previo aviso se había mudado a la casa del vecino.

_¡Es porque tiene mejor sueldo que yo! -decía, descartando el detalle de que el vecino era un rubio atlético, con diez años menos.

Para colmo en ese momento estaba sin trabajo. Su última changa fue hacía un año y medio, cuando realizó una agotadora changa de sereno en que dormía toda la noche.

Desde ese entonces vivían del trabajo de lavandera de su exmujer.

Por todo esto decidió matarse.

Se dirigió al patio del fondo y eligió la rama más gruesa del único árbol, para pasar la cuerda. No sea cosa que me mate de un porrazo por querer suicidarme -pensó.

Hizo un nudo corredizo que no le quedó como los que había visto en las películas, pero de todas formas serviría.Subió a un banquillo, se ajustó la cuerda al cuello y pateó el pedestal de madera.

La rama resistió perfectamente, pero la cuerda no. Reventó al tensarse por todo el peso de su  brutal humanidad.

Quedó sentado en el pasto con aquel collar improvisado y la mirada perdida. Ahora le dolía el cuello y le ardían las nalgas.

Luego de un rato se le ocurrió algo más efectivo. Salió a la calle con la bufanda puesta para que no se notara la marca escarlata alrededor de su cuello.

Al ser pleno verano no pasó tan desapercibido como quería. Trató de poner cara de sentir frío a pesar de los cuarenta grados y se dirigió al río.

Sin pensarlo mucho se tiró al agua en la parte más profunda, conciente de que era como un pez, que si no lo sacan no sale.

Y fue justamente eso lo que pasó. Dos muchachos, Juan y Enrique, que se bañaban cerca de ese lugar, al sentir el estruendo de la caída se acercaron presurosos, rescatando con grandes trabajos al que no quería ser rescatado, ya que sus manotazos por soltarse los tomaron como desesperación.

_¡Ni matarse puede uno en este pueblo! -protestó al llegar a la orilla, ante el asombro de los chicos.

_¿Y por qué se quiere matar? -indagó Enrique, el muchacho más inteligente del lugar.

Pablo le explicó someramente y el otro lo escuchó con atención.

Finalmente le dijo:

_Todo tiene solución. Como usted sabe, mi padre se dedica a la granja y le puede dar trabajo. Lo demás viene solo. Recuerde que no hay solamente una mujer en el mundo. ¡Es tan linda la vida!

_Tienes razón -concordó Pablo, luego de pensarlo unos segundos- Fui un estúpido al dejarme llevar por el primer impulso. Voy a cambiar mi vida. Desde hoy seré un hombre nuevo. Me voy a cambiar de ropa y a comenzar a disfrutar la vida.

Luego voy a tu casa para hablar con tu padre.

Fue a cruzar la ruta, lleno de esperanzas y pensamientos optimistas.

Juan y Enrique vieron el camión de transporte de ganado que corría por la carretera.

Pero Pablo no lo vio…

………………………………………………………………………………………………….

LUIS RODRÍGUEZ.