Suicidio

Y ahora, para que no digan que soy un aburrido, les dejo un pequeño relato (no me animo a llamarlo cuento) que espero les saque una sonrisa.

————————————————————————–Esa noche Ramón dudó un poco. El peso oscuro del arma temblaba en su mano.

Al final, no sin temor, se decidió…

¡No podía seguir así! Había perdido el trabajo y a su edad le sería muy difícil, por no decir imposible, conseguir otro.

Para colmo su mujer lo había abandonado en el peor momento de su vida.

Ya hacía tres días que no comía.

Acercó lentamente el revólver a su sien y comenzó a apretar el gatillo poco a poco, muy despacio…

Lo sorprendió el “clik” de su arma vacía.

Era un desgraciado. ¡Ni para balas tenía!

…………………………………………………………………………………………………………

LUIS RODRÍGUEZ.felino_26

 


 

Anuncios

30 comentarios en “Suicidio

  1. Pues el tema es escabroso. Por una parte, me hiciste reír; por otra, lo sentí por el pobre desdichado que, desgraciado como es, no puede ni poner fin a su existencia. Cuando nos sentimos hastiados de la vida, creo que lo mejor es, al menos, poder ser dueños de la misma y tomar la decisión de ponerle fin. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s