Puntos de vista

El muchacho miraba hacia el cielo.

Ya desde niño las estrellas lo atraían. Sabía que la mayoría de ellas eran fuentes de luz y calor.

Y de que éstas alumbrarían y calentarían quién sabe cuántos millones de mundos.

Lugares muy distintos a los que él conocía.

_¿Alguna vez conoceré habitantes de otros sistemas? -se preguntó sin esperanzas-. ¿Cómo serán, qué costumbres tendrán?

¡Por supuesto que mejores que las nuestras! -exclamó, más por deseo que por certidumbre.

Nuestra gente siempre está declarando guerras y matándose unos a otros. El egoísmo, el odio racial  y religioso, las diferentes opiniones.

¡Todo sirve como excusa para matarse!

Contando nuestro mundo con tantos recursos naturales, muchas personas pasan mal. Y hay otras que tienen tanto, y en vez de compartir, derrochan y tiran.

Pensar que con lo que se gasta en armas se alimentaría sobradamente a la población mundial. ¡No hay caso! -pensó, cada vez más amargado. Poseemos un hermoso lugar para vivir y no sabemos usarlo debidamente. Tuvimos miles de años para cambiar y no lo hicimos ¡No merecemos nuestro planeta!

Imposible que exista otro mundo tan dañino y autodestructivo cómo el nuestro.

Imagino allá arriba, lugares de paz y felicidad eterna. Con sus habitantes ayudándose unos a otros, abundando en dicha y prosperidad.

¡Pensar que nunca voy a llegar a ellos! -concluyó con lágrimas en sus tres ojos, mientras sus cuatro brazos apuntaban hacia ese cielo ideal, imaginado por él, al tiempo que lo bañaban con su luz las dos lunas del planeta.

………………………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.estrella03

 

Anuncios

23 comentarios en “Puntos de vista

  1. Muy bueno el cuento Luis, con mucha tristeza leía recién que el ser humano se convirtió en el mayor destructor de las especies.
    Lo único que nos resta hacer es educar a nuestros hijos en el amor y respeto a la vida y dejar ese legado al mundo.
    Abrazo Luis.
    Patricia.

    Me gusta

    1. La gran mayoría de los padres quieren que los hijos triunfen, pisoteando a quién sea para lograr sus metas y alegría.
      Los demás no le importan, solo sus hijos.
      No son todos, pero sí la gran mayoría.
      El individualismo impera, sin importar lo que quede por el camino.
      Triste pero cierto.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    1. Por desgracia, aquí en Uruguay se impone la parte económica, antes que la parte humanitaria.
      Y sé que eso pasa en la mayoría de los países.
      Los padres enseñan:primero nosotros, le guste a quién le guste y los demás que se embromen.
      Suena duro, pero cada cual se preocupa de lo suyo y no hay intención de cambiar
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s