¿Vida o muerte?

Ramona, con sus 37 años, aspecto y modales desalineados y ropas pasadas de moda; se encontraba en el consultorio del ginecólogo.

Lucía algo incómoda e insegura, por lo que el médico, poniendo un tono impersonal y profesional la inquirió:

_Usted dirá, señora.

_Mire doctor -comenzó la paciente entrecruzando los dedos de sus manos en un gesto de nerviosismo-, resulta que el hombre  con quien vivía me abandonó hace cinco meses y tengo tres hijos, de 12,7 y 4 años. Y además estoy embarazada de tres meses .

-La felicito. ¿Y cuál es el problema?

_El problema es que apenas tengo para mantener mal a mis tres hijos pues nuestra situación económica es muy mala. Prácticamente no me da ni para alimentar a los que tengo ahora.

_¡Pero eso lo tenía que haber calculado antes! -la retó el médico, calculando por experiencia la propuesta que se venía- Hay muchos métodos anticonceptivos que incluso damos gratis aquí en el hospital, y a su edad ya los debe de conocer, supongo.

_Sí doctor, pero a veces una no piensa o se descuida.

_Un descuido que trae  al mundo una vida. Pero vamos a la cuestión, ¿qué necesita?

_Verá, como no dispongo de medios para criar tantos hijos quisiera… -hizo una pausa y miró hacia el suelo- abortar.

_Entiendo murmuró el médico  -acercándose y agregando en tono confidencial:

Pero yo le tengo otra propuesta.

_¿Cuál? -indago entre curiosa e interesada la mujer.

_Si mal no recuerdo su hijo mayor tiene 12 años, ¿cierto?

_Es verdad. pero eso…

_Entonces  -continuó él bajando más el tono de voz-lo que puede usted hacer es traerme a su hijo mayor al consultorio, que debe ser el que come más, y matarlo aquí en mi consultorio, así puede tener ese hijo que va a comer mucho menos.

_¿Cómo? -la mujer pensó que había entendido mal.

_¿Acepta o no acepta?, apuró el médico. Porque es lo mismo matar a un niño de 12 años que a otro que ni siquiera a tenido oportunidad de nacer.

En ese momento, a pesar de sus “pocas luces” la mujer entendió la ironía. El médico le estaba haciendo ver que estaba proponiéndole el asesinato de su hijo.

Al final no se realizó el aborto.

Pero siguió teniendo hijos que no podía mantener, porque al final de cuentas, nada es perfecto en este mundo.

………………………………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

67007

Anuncios

16 comentarios en “¿Vida o muerte?

  1. En españa, en el pasado, mucha gente acomodada y defensora de esta moral, que defiende el médico de la historia, enviaban a sus hijas a abortar al extranjero mientras las mujeres sin recursos parían o morían desangradas.
    Los profesionales sanitarios deben dar respuesta a las necesidades/problemas de las personas no ejercer de padres autoritarios.
    ¿Y si se quedara embarazada la hija adolescente del médico? Esa ya sería otra historia…

    Me gusta

      1. Son temas distintos aunque relacionados, creo:
        – por un lado el derecho de la mujer a una educación sexual y reproductiva de calidad así como a la interrupción voluntaria del embarazo.
        – La situación social de los niños que describes y la intervención adecuada.

        Me gusta

  2. Pingback: ¿Vida o muerte? — literatoluisrodriguez – Blog Literario de Peter R. Vergara Ramírez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s