Pastillas con dificultades

 

agua-4

 

Yo sé que quieres a tu personaje. Pero si no lo metes en dificultades el lector se aburrirá.

Oblígalo a elegir entre cosas difíciles, en lo que no esté seguro sobre qué hacer.

Créale un dilema y oblígalo a tomar una decisión, a actuar; lo que traerá acción y consecuencia.

Nada de soluciones fáciles. Debe verse obligado a actuar casi contra su voluntad, en algo que transgreda sus principios, pero que sea coherente con su personalidad.

Robar en el banco donde trabaja a cambio de la vida de su hija secuestrada.

Traicionar a su hermano, testigo de un crimen, a cambio de la vida de su mujer.

¿Entregar a la policía a un criminal que violó y mató a su esposa, o hacer justicia por mano propia?

Obliga al protagonista a replantearse sus creencias. Llévalo a terreno resbaladizo.

Que el lector no tenga ni idea de cómo va a resolver esa situación.

Y por último exprímete el cerebro para buscar una tercera solución, que esté de acuerdo con la personalidad del personaje, pero que sorprenda al lector, así el que lee estará ávido de saber cómo saldrá del atolladero.

Por hoy es todo. Muchas gracias.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

 

 

 

 

 

Anuncios

17 comentarios en “Pastillas con dificultades

    1. Es cuestión de pensar un poco.
      Por ejemplo un típico: El padre de una niña tiene al asesino de su hija apuntándole y contra una pared.
      Lo mata o no?
      Al final decide que el no es un criminal como el otro, y decide entregarlo a la policía.
      Pero en ese momento el asesino saca un revólver. El hombre le pega un tiro en la frente para defenderse.
      Lo mató, pero no por venganza.
      Ahí queda a salvo el honor del protagonista.
      Solo un ejemplo.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  1. Pingback: Pastillas con dificultades » Letras Universales

  2. Efectivamente, es difícil no sentir tentaciones de hacer un deus ex machina (aunque sea disimulado) para hacer que los problemas se resuelvan, pero es un recurso tan facilón y malo… Por eso me quedo con tu recomendación de la “tercera solución”, que haga que la narración siga fluyendo de forma natural.
    ¡Un saludo!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s