Venganza

glitterimagesanimals

_Soy nihilista -anunció Víctor a su antiguo amigo Pablo, con tono solemne.

_¿Y eso que cuernos es? -preguntó Pablo, entre contrariado y enojado-. Desde el asunto con Laura estamos distanciados y ahora me llamas para decirme esa estupidez. Es más, hasta amenazaste con matarme. ¿Te acuerdas?

_Me acuerdo muy bien -continuó Víctor -. Ser nihilista es no creer en nada.

_¿Me hiciste venir para anunciarme que eres ateo? ¡Creo que estás loco! Me dijiste que era algo importante, si no fuera por eso no venía.

_Estás equivocado. El ateo no cree en dios, pero cree en las supuestas virtudes de la raza humana. Nosotros los nihilistas no creemos en nada. ¿Entiendes la diferencia?

_Creo que estás loco.

_¿Loco? -se enojó Víctor, apoyando ambas manos sobre la mesa y levantándose unos centímetros de su asiento-. Usa un poco la cabeza.

La ciencia adelanta día a día. La tecnología nos da comodidad, pero a la vez perfecciona cada vez más la forma de pelear y matar en las guerras.

¿Te parece que estamos adelantando en música, pintura o literatura? ¡Tenemos estancado el espíritu! El ser humano no da para más. Llegó al límite.

_Creo que necesitas ayuda médica.

_¿Ayuda? ¿Qué me dices si hago volar este mismo edificio donde estamos?

_Ese es el error de los terroristas. Piensan que con matar o destruir cambian algo. ¿Sabes lo qué en realidad hacen? Fortalecen al sistema. La desgracia une más lo que tanto odian.

Y a propósito, ¿cuándo piensas volar todo? -se burló Pablo, con una media sonrisa sarcástica.

_Ahora. -contestó Víctor, apretando el botón de la minúscula caja metálica que tenía en el bolsillo de su pantalón.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

LUIS RODRÍGUEZ.

 

Anuncios

7 comentarios en “Venganza

  1. Un relato trepidante. En ningún caso voy a justificar el terrorismo, que mata vidas inocentes para golpear a quienes pretende oprimir y no puede; pero creo que el terrorismo es el arma del débil del individuo o del grupúsculo que no cuenta con las infraestructuras del Estado, que lleva a cabo un terrorismo a gran escala y que, amparándose en su posición de “legitimidad”, asesina a escala mucho mayor, sin necesidad de comprometerse ni de sacrificarse.
    Por lo demás, como ya digo, muy buen relato, con un final sorprendente.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s