El vuelo de los pájaros danzantes

67007

La primera vez que los vi, fue a comienzos del verano de aquel lejano año de 1969.

Yo tenía once años, y recién llegado al desolado lugar para pasar las vacaciones, había escapado sin el permiso de mis padres, para recorrer aquel frondoso bosque que desafiaba mi curiosidad de niño.

Temí perderme, por lo que tomé la precaución de marcar con una tiza algunos de los árboles por los que iba pasando.

Estos eran enormes, y formaban una cromática pintura de mil tonos de verde, moviéndose al compás del viento. Recuerdo que pensé que me estaban saludando.

Las flores silvestres adornaban y perfumaban el agreste paisaje. Los pocos rayos de sol que lograban traspasar entre las ramas, pintaban fugaces dibujos amarillos sobre el pasto.

Yo me sentía un explorador, y en mi fantasía esperaba y temía cruzarme de un momento a otro con algún oso o león, que por supuesto no existían en esas latitudes.

Al llegar a un claro me topé con un pequeño cerro, y para mi sorpresa, este tenía en su ladera norte una emocionante gruta.

Acercándome más, noté una bandada de pájaros multicolores revoloteando y jugando sobre la entrada de dicho lugar.

Entre asombrado y curioso me senté sobre el pasto tras un árbol, evitando que me vieran.

Parecían contentos, danzando graciosamente. “La felicidad no existe, solo son momentos” decía mi padre. Pero ellos parecían felices, gozando de su libertad y celebrando la vida.

Pasado un rato se fueron, y yo curioseé dentro de la gruta, esperando encontrar el motivo de su alegría. Pero no encontré nada. Solo paredes de fría piedra.

Regresé al sitio muchas veces en aquel verano, y cada día los hallaba, más o menos a la misma hora, en su misteriosa fiesta.

………………………………………………………

Ya pasaron más de cuarenta años de esto, y el misterio me sigue acompañando.

¿Qué hacían esas aves, jugaban o celebraban la vida?

Lo cierto es que aunque ya fueron devorados por el tiempo, sin proponérselo ni proponérmelo, me dejaron una enseñanza que me acompañó para siempre:

Tomar la vida con felicidad, usar las alas de tu imaginación y volar con alegría, a pesar de las rocas, como aquellos pájaros danzantes.

………………………………………………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

 

 

 

Anuncios

6 comentarios en “El vuelo de los pájaros danzantes

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s