Pastillas “comunes”

8b03c2a66d68b703b0059359e6a5feb7

Durante el siglo XVII, especialmente en el mundo anglófono, la composición de libros de lugares comunes era frecuente entre la gente letrada.

Pero se trataba de cuadernos en donde estas personas copiaban todo lo que consideraban de utilidad, desde recetas hasta fórmulas científicas.

Ahora suena peyorativo, aunque en su momento reflejaba todo el saber de la gente.

Hoy los tenemos casi como “malas palabras” que afean un texto.

Claro que no solo son frases. También pueden ser conceptos arraigados como verdades.

Como por ejemplo “que los escritores no podemos opinar  sobre las realidades, porque estamos sumergidos en la fantasía. O que la mujer es menos capacitada que el hombre.

Todos los ancianos perdieron la casi totalidad de su inteligencia etc”.

Y así podríamos seguir la lista.

Los que escribimos debemos evitar caer en los ya trillados argumentos de “el macho inteligente y fuerte y la mujer asustadiza y débil, que al primer peligro se cuelga del cuello del héroe.

Del protagonista invencible, sin complejos ni miedos y al que todo le sale bien y conquista todas las féminas que quiera.

Los recursos de último momento que aparecen en el instante justo y que nadie sabía que estaban ahí.

El sabio ajeno al mundo y a todo lo que lo rodea.

Los buenos siempre lindos y de buena figura y los malos muy feos y gordos”.

Y aquí también hay “mucha tela para cortar”, qué también es un lugar común. Pero cada uno más o menos los conoce.

Por último las clásicas frases: “Labios de carmín, verde paisaje, ojos de cielo, abanico de posibilidades, amarga derrota, astro rey, brillar por su ausencia, llegar a buen puerto, un cálido abrazo, cobrarse una vida”.

Por supuesto hay mucho más de cada cosa, pero por hoy nos detenemos aquí.

Buenos días y buenos escritos.

…………………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Pastillas “comunes”

  1. Muy de acuerdo Luis, encuentro esa limitante parece que el arte de escribir está sujeto a leyes generales que se han calificado e inventado. Igual sucede con la investigaciòn, existe una sola forma de hacerlo y la comunidad científica defiende el método como si estuvieramos en la época de las brujas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s