El mendigo

images (3)

Despertó en la madrugada con hambre y  frío.

Había estado soñando en otros tiempos, cuando tenía una familia, hijos que lo querían y un hogar caliente y cómodo.

De cuando se sentía amado por todos, y no le faltaba cariño ni un plato de comida.

Pero ahora la cruda realidad era otra. Estaba solo.

No sabía bien por qué, pero las condiciones habían cambiado drásticamente.

Estaba sucio y con varias lastimaduras en el cuerpo que le ardían.

Dormía en un basural, o donde lo atrapara la noche.

Se sentía muy solo.

Sintió venir a alguien y se acercó, tratando de mostrar una  alegría que estaba lejos de sentir. De repente a alguien le daba lástima verlo en esas condiciones…

Pero de inmediato lo corrieron como si se tratara de una plaga.

Volvió triste al basural, con más hambre y más abatimiento.

Se arrolló e intentó dormir de nuevo. De repente volvía a soñar con su pasado tan agradable que nunca volvería.

Aquél pobre perro meneó la cola cuando una leve, perdida esperanza, se cruzó por su mente.

Lo habían abandonado para siempre. Pero moriría sin saberlo.


LUIS NELSON RODRÍGUEZ.

 

 

,

 

11 comentarios en “El mendigo

  1. Un triste relato, deprimente, porque resaltas la injusticia contra el desprotegido, el dsapego tan humano y la falta de misericorida.

    No sé si la ignorancia del perro sobre su próxima mortandad sea una bendición o una maldición para su pena.

    Excelente texto, Luis. Vaya un grande y fuerte abrazo desde este final de verano a tu próximo inicio de primavera.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s