Añoranzas

 

 

descarga (1)

Cerró los ojos un momento pensando en el placer de la estufa y la vista de los chisporroteantes leños prendidos, que le brindaban su calor apaciguando el rigor del frío invierno.

Su mujer sentada a su lado mirando televisión, y los hijos correteando por todos lados emitiendo risas y pequeños gritos de entretenimiento.

Un perro, al cual quería casi tanto como de la familia, se encontraba sentado un poco más retirado de ellos, pero sin perderlos de vista.

Se había jubilado hacía poco, y ahora solo le quedaba disfrutar de la vida.

Se podría decir que era feliz.

Era…

Hasta que sobrándole el tiempo comenzó a concurrir a un bar de la zona.

Al principio eran dos o tres medidas y mucha conversación. Pero con el correr de los días esto se fue invirtiendo. Mas vino, menos charla y cada vez más horas en el establecimiento .

Ahora ya llegaba completamente borracho y violento a su casa, llegando en algunas ocasiones a pegarle a su señora delante de los hijos.

Una ráfaga de aire frío golpeó su cara y abrió los ojos.

Se encontraba tirado en la acera, tapado con una precaria frazada. Una botella de vino, se encontraba a su lado. Ahora era su única compañía.

Recordó, entre la neblina del alcohol, que la casa era de su mujer y ésta ya cansada del maltrato de los últimos meses, lo había echado a la calle.

No tenía dónde ir. ese era el destino que se había buscado.

Para tratar de olvidar tomó un largo trago de vino…

———————————————————————————————————————

LUIS RODRÍGUEZ.

 

 

8 comentarios en “Añoranzas

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s