Pastillas de a tres

Siempre hemos dicho de que hay que tener cuidado con la repetición de palabras.
Pero nunca hablamos de la poco conocida (para los nuevos) «regla de tres».
Repetir dos veces la misma palabra muy cerca una de la otra, da sensación de descuido.
Lo mismo que una aburrida descripción corta o demasiado larga.
Cuatro veces es mucho.
Sin embargo tres es la cifra «mágica».
Demos dos ejemplos famosos:
Se lee en el Quijote:
«Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años, ERA DE COMPLEXIÓN RECIA, SECO EN CARNES, ENJUTO EL ROSTRO.
De Horacio Quiroga:
«La luna de miel fue un largo escalofrío.
RUBIA, ANGELICAL Y TÍMIDA…
Como podrán
notar, deja la sesación de que no sobra ni falta nada.
Claro que líneas adelante se pueden ir agregando detalles.
Regla poco conocida, ¿no?
Muchas gracias.
……………………..
LUIS RODRÍGUEZ

4 comentarios en “Pastillas de a tres

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s