El único

Giró la cabeza de izquierda a derecha, lentamente, con todo el tiempo del mundo.

Más que mirar, devoraba el paisaje que se regalaba ante sus ojos.

Allí, desde la dominante altura de aquella inmensa montaña, todo parecía estar a sus pies.

Aquel verde de infinitas tonalidades, adornado aquí y allá de serpenteantes cintas azules.

Más adelante, y hasta donde llegaba su mirada, esas interminables moles de piedra llenas de verde en sus laderas y coronadas por aquellos penachos de un blanco blanquísimo que constituían un descanso para su vista. Eran la pausa justa luego de un banquete de esplendor.

Pensó en él mismo con tristeza, en su eterna soledad. Se sabía único. La remota esperanza de encontrar alguien como él ya hacía mucho tiempo que había muerto. No lo aguantaba más.

Tomó la gran decisión. Desplegó sus alas, y luego de una corta carrera, emprendió el vuelo, elevándose lo más que pudo.

El fuerte viento golpeaba su cara trayéndole los agradables aromas de la naturaleza y dándole una contradictoria sensación de libertad y límites que no sabía definir.

Miró hacia arriba, ¿cuánto más habría? Nunca podría saberlo.

Plegó sus alas y se dejó caer…

…………………………………

LUIS RODRÍGUEZ

Pastillas dramáticas

El término drama es muchas veces mal interpretado.

Proviene del idioma griego (la cultura griega clásica) en la que jugaba un rol político o religioso (luego solo de entretenimiento), y significa hacer o actuar.

Se divide en géneros realistas y no realistas.

Entre los primeros están la tragedia y la comedia ) sí, la comedia) ya que drama significa acción y no tragedia o desgracia, como comunmente se cree.

Más adelante, desde el renacimiento, se agregan otras modalidades, como obra didáctica o tragicomedia.

Por último ha de sumarse la farsa, considerada como género “imposible”.

Puede ser diálogo o monólogo.

Es posible desarrollarla en libros, teatros, televisión o cines.

Me podría extender en pieza, melodrama, tragicomedia, obra didáctica, farsa, etc. Pero aquí solamente quería aclarar el concepto.

Lo demás es otra historia…

…………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ

La gran batalla…

Vivir, mortal enfermedad

invariable final ya programado.

Al principio sabemos la cruel verdad

del desaparecer asegurado.

Viven sólo aquellos que combaten

luchando una batalla ya perdida.

Que ante el sufrimiento no se abaten

y prestos a luchar, aman la vida.

¿Las armas? El amor y la esperanza

guerreros persiguiendo una utopía.

Un mito como tal nunca se alcanza

su lucha, que la encuentro como mía.

Otros, en la sombra, agonizantes

ven pasar jornada tras jornada.

Dudando, perdidos e ignorantes.

y existen sin vivir, pues no son nada.

No seas como ellos ¡da pelea!

Estás en una guerra, ¡ve y combate!

Demuestra tu tesón y tu ralea

que el monstruo rutinario no te mate.

¡Y triunfa! Que también es muy posible.

No importa que te quede alguna herida.

Recuerda de que nadie es imbatible

y el luchar es sinónimo de vida.

………………………………….

LUIS RODRÍGUEZ

Errores en pastillas



Veamos algunos ejemplos incorrectos al redactar:

Le vi durante un rato. (Es la miré).

Junto a la mesa estaba una silla. (Es había).

Voy a hacer un relato. (Es escribir).

Hice una casa. (Es construí).

Hacer un fallo. (Es cometer un fallo).

Hacer una sonrisa. (Es esbozar una sonrisa).

El dolor no estaba. (Es había desaparecido).

Hacer un informe. (Es redactar un informe).

Hacer la diferencia. (Es marcar la diferencia).

Son pequeños detalles que pueden dejarte fuera de un concurso o demostrar falta de profesionalidad.

…………………………………….

LUIS RODRÍGUEZ