Pastillas simples

 

68254

En las novelas antiguas las descripciones ocupaban página y media, ya que el lector no tenía apuro. (No existían radio ni televisión, y menos aún Internet).

Ahora tenemos que ser breves y entrar en materia de inmediato creando una intriga rápidamente para enganchar al lector. Las descripciones  pueden hacerse repartidas en diferentes lugares de la novela.

Se debe mantener la atención y curiosidad del lector permanentemente.

(Sé que ya lo he dicho)

Tampoco es necesario que todas las frases tengan adjetivos ni palabras demasiado cultas, sobre todo en un personaje normal.

Antes era sinónimo de la cultura del escritor. En la actualidad molestan. A no ser que el personaje sea un intelectual. Y aún así trata de no complicar al que lee.

Ser lo más claro posible no es tomar por ignorante al lector, sino volver la lectura más amena.

¿Es la imagen que construyes con palabras lo bastante clara, o la puedes mejorar?

No te olvides que el lector puede ignorar lo que quieres decir. No piensa exactamente como tú.

Como dice Neil Galman: “Escribir es un acto colaborativo y el lector es tu mayor colaborador.


LUIS RODRÍGUEZ

Anuncios

La desgracia del esclavo

cb9c08e55ae544dc26b21e877f8b1311

Esta historia es cierta y se desarrolló muy cerca de Montevideo.

La recordé por la anterior y porque conozco muy bien el lugar.

Fue en las afueras de Suárez, a unos veinticuatro kilómetros de la capital, Montevideo, Uruguay.

Ocurrió hace unos ciento cincuenta años, en la época de la esclavitud.

Un morocho (ahora se les dice oficialmente afrodescendientes) trabajaba de sol a sol en la plantación de un terrateniente que lo trataba muy mal y le daba escasa comida, más bien sobras, según lo que cuentan.

Por eso el hombre decidió escaparse, sabiendo que de capturarlo de nuevo el castigo sería grande.

Corrió por el monte seguido de varios vecinos y perros, que se arrimaban cada vez más.

Podría esconderse de sus perseguidores humanos, pero no lograría huir del olfato de los canes a los que se les había entregado una prenda de él y estaban entrenados para eso.

Corrió y corrió, casi sin aire, hasta que se encontró al borde de un profundo y caudaloso arroyo.

Los perros se arrimaban y sabía que sus amos los dejarían que se entretuvieran y descargaran su furia con él, en castigo por la fuga.

Además después recibiría infinidad de latigazos.

Desesperado se tiró al agua, conciente que no sabía nadar. El agua lo devoró sin que pudiera hacer nada, pero sus perseguidores quedaron con las manos vacías.

El lugar todavía permanece descampado y lleno de árboles. Algunos muchachos que saben nadar y confían en vencer la corriente se bañan en él en verano.

Hay numerosas rocas en su orilla y mucha gente va a pasar un día de campo en contacto con la naturaleza.

Algunos niños juegan al fútbol.

Toda la gente de Suárez y sus cercanías conocen el lugar por “La tumba del negro” después de tantos años.

Aquél pobre moreno nunca se hubiera imaginado que su desesperado suicidio lo iba a inmortalizar.

……………………………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

Destacado

NUEVO LIBRO

51y-81M+9EL

UN MENSAJE DE UNOS TERRORISTAS ES INTERCEPTADO EN EL PENTÁGONO.

EN ÉL DAN CUENTA DE UN DESCUBRIMIENTO INCREÍBLE.

LOS SOLDADOS CONCURREN A LA SELVA Y SE ENCUENTRAN CON ALGO QUE NO ESPERABAN, ¡UN PLATILLO VOLANTE!

PERO ÉSTE ESTÁ COMPLETAMENTE CERRADO Y ES TRASLADADO AL PENTÁGONO.

LOS MISMOS DELINCUENTES REALIZAN ATENTADOS Y HAY POSIBILIDADES DE UN ATAQUE ATÓMICO.

LA ACCIÓN SE TRASLADA A INGLATERRA DONDE SE DETECTA UNA FALTA DE PLUTONIO.

PERO LAS COSAS NO SON COMO PARECEN…

AMAZON.ES   LUIS NELSON RODRÍGUEZ CUSTODIO, PARA ESPAÑA.

AMAZON LUIS NELSON RODRIGUEZ CUSTODIO, PARA LATINOAMÉRICA.

 

Libro

51VaJzW-DoL

UN AVIÓN DESAPARECE EN EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS.

SE ENCUENTRAN EN UN LUGAR DESCONOCIDO.

AVENTURAS, MISTERIOS Y UN DULCE ROMANCE.

AMAZON.ES    LUIS NELSON RODRIGUEZ CUSTODIO, PARA ESPAÑA

AMAZON LUIS NELSON RODRIGUEZ CUSTODIO, PARA LATINOAMÉRICA.

B01HBO81D0

hACER DOBLE CLIC EN ESTA CLAVE CON EL BOTÓN IZQUIERDO, Y LUEGO UN SOLO CLIC CON EL DERECHO.

EN ESE LUGAR PINCHAN LA CAVE CON EL IZQUIERDO.

El río de la discordia

https://www.facebook.com/groups/2122458397984493/permalink/2242075929356072/

d1b38b9b5da3f70e058eb46e5dafc245

Entre los grandes campos de Tacuarembó, República Oriental del Uruguay, corre un multicolor río que tiene su historia.

Rodeado de cerros, que forman gran parte de la geografía del lugar, tropieza violentamente con las rocas, largando espuma, que forma una corona en sus orillas, plagadas de árboles y flores multicolores que se alimentan de su líquido.

Sus cristalinas aguas, a las cuales los animales se arriman a beber, tienen un secreto.

En esos grandes campos impera el verde. Y se puede viajar largas horas sin ver ni siquiera una casa.

El interior del Uruguay está muy despoblado y las tres cuartas partes de su población se concentran en la capital.

Sin embargo en los lados opuestos de esta cinta azul, se dice que habitaban dos vecinos, eternamente peleados .

Cada cual decía que ese curso caía dentro de su territorio, y en las épocas de verano, cuando la sequía hacía estropicios, se secaba parcialmente y había que racionar el agua para el ganado.

Era en esas épocas que arreciaban las peleas. Varias veces se enfrentaron con insultos y a veces hasta a puño limpio.

Ambos vivían solos. Y tomaban, muchas veces de más, para paliar aquellas soledades.

Un verano muy caluroso los dos salieron con caña brasilera de más dentro suyo y largo cuchillo en la cintura.

Según se cree, estuvieron largo rato en la pelea infligiéndose tajos que sangraban abundantemente, pero ninguno aflojaba.

Cayeron ambos a las aguas del río y este los arrastró, quién sabe dónde.

No queda nadie vivo que atestigüe esto. Fue hace muchos años.

Solo quedan dos pequeñas casas de adobe sin techo y con la mitad de las paredes caídas.

Lo único que no se borró en el tiempo fue el nombre que desde entonces los lugareños le dieron al cause de agua:

“Río de los dos muertos”

………………………………………………………………………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.