Pastillas varias

24d989b503b78eae6b5630a4780c18a5

Siempre es conveniente mostrar y no contar. En vez de decir:”se enojó” queda mejor mostrarlo: “Apretó los puños y se puso tenso” o “Pegó con el puño cerrado sobre la mesa”

Está mal poner: “__No lo voy a hacer __negó Mario”. O “Sí quiero __aceptó María”.

Ahí estamos agregando un inciso innecesario, repitiendo lo que el personaje ya dijo.

Si son solo dos personajes recordar, de vez en cuando, quien habla para guiar al lector en una conversación larga, pero no repetir el nombre en cada oración.

Queda bien, de vez en cuando, indicar lo que hace el personaje al hablar: “Antonio la miró a los ojos, sonrió y le dijo…”

Recuerda también que la forma de hablar del personaje refleja su cultura. No todos hablamos igual. No solo por su educación, sino también depende de la edad.

Deja en lo posible que los personajes expliquen su estado de ánimo y planes. El autor se tiene que notar lo menos posible.

Pero siempre trata, interviniendo lo menos posible, que el lector tenga todo claro.

Trata de que las descripciones no sean demasiado largas. En todo caso se pueden ir agregando detalles en el transcurso del relato.

Por hoy es todo. Gracias por la atención.

……………………………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ.

 

 

 

 

 

Anuncios

Pastillas directas

b6af2923b39ab7869a09b63310b34194

Puedes decir:

“Sandra salió, miró hacia atrás muy seria, y dando un portazo comenzó a caminar, alejándose de la casa”.

“Sandra salió enojada, dando un portazo”.

“Carolina se puso a correr a toda velocidad”.

“Carolina corrió a toda velocidad”.

¿Ves la pequeña diferencia? En el color negro el personaje está.

En el rojo hace.

Busca la acción rápida y no cuentes tanto, sino muestra, a no ser que la escena lo necesite, para dejar respirar al lector.

No emplees palabras raras para demostrar tu cultura ( con la excepción de un personaje intelectual). Pero la gente común habla sencillo.

Escribir “difícil” no siempre es escribir bonito. Busca lo fácil y que el lector se sienta dentro de la escena sin tener que ir a buscar un diccionario.

Estás contando una historia, no mostrando lo que sabes.

Alterna la acción con los momentos tranquilos.

Pero siempre deja un misterio “colgando”.

Obliga a que te lean hasta el final para averiguarlo.

Ese es el secreto.

Buena escritura.

…………………………………………..

LUIS RODRÍGUEZ

 

 

 

 

 

La señal ignorada

6b3bf586d438f21e8c0b1b98fa655f4a

Allí, donde el tiempo y el espacio forman la paz, la gran nave flotaba como una estrella más, en el oscuro firmamento.

Flotaba sí, pero su inmovilidad era aparente al no existir puntos de referencia cercanos.

En realidad avanzaba a gran velocidad, sumergiéndose en las profundidades de lo desconocido.

Dentro de esa flecha plateada había vida, Ciento veinte seres compartiendo ese metálico mundo. El mini-planeta que Marcos piloteaba en ese momento.

Aunque pilotear era un decir, ya que las computadoras se encargaban de casi todo. Solo los imprevistos seguían siendo territorio humano. La capacidad de resolución era una de las ventajas que seguía teniendo el hombre sobre las máquinas.

¿Pero hasta cuándo? ¿Y después de eso qué seremos, seres inferiores?

Ese pensamiento se hizo pedazos al sentir que se abría una puerta situada detrás del asiento del piloto.

Éste hizo girar el sillón, quedando de espaldas al poblado panel de mando.

Ella llevaba un entero rojo muy ajustado, y su negro pelo caía sobre él.

Al caminar hacia él le recordó aquellas leonas de tiempos ya idos, que solo había visto en filmaciones antiguas.

__¡Lohana! __exclamó el piloto__. ¡Cada día estáis mas linda!

__No tanto como ella __contestó divertida, señalando hacia la pantalla, donde destacaba en toda su majestuosidad  la nebulosa de Orión.

__Para mí sí __dijo Marcos, galante__ ¿Entraste a la cabina solo para verme?

__¡Bobo! __sonrió, y en ese momento se encendió una intermitente luz roja en el panel, a las espaldas del piloto, que nadie vio__. Se trata de algo más importante. estamos a 9,78 años luz de la Tierra. ¿No es tiempo de regresar?

La luz roja incrementó su ritmo. Seguía tapada por el piloto.

__Ya hablamos de eso con la tripulación __dijo Marcos, poniéndose serio.

Cuando lleguemos al sector estelar M-56 emprenderemos el regreso. Es una meta que nos impusimos los oficiales.

¡Ya estoy cansada de sentir eso! __protestó ella, y la luz roja parpadeó aún más rápidamente. Parecía desesperada. Aunque era solo una luz__. ¿No extrañas nada de la Tierra?

__Los oficiales también somos personas __le recordó, y la luz roja brilló de continuo en su muda desesperación.

En ese momento el la vio tan desválida y hermosa, que sintió un irrefrenable  deseo de besarla.

Lentamente acercó su cara a la suya y buscó sus labios.

Fue justo en ese momento que la implorante luz se apagó y el meteoro dio de lleno en la nave partiéndola en incontables pedazos.

Desde ese momento ya no importaban ellos ni el amor.

Las estrellas brillaron triunfantes.

……………………………………………………………………………………

LUIS RODRÍGUEZ.


 


 

 

 

 

 

 

Pastillas de suspenso

 

67007

El mayor desafío para un escritor es que el lector llegue al final de la novela o cuento.

Para eso tiene que tenerlo atrapado con un misterio.

Hay varias formas de hacerlo.

El ritmo de la narración tiene que ir cambiando, no puede ser siempre igual.

Por ejemplo un personaje está en peligro de muerte o a punto de que le descubran una mentira.

Pero en ese momento la acción se corta y se relata otra escena. El lector va a tener que esperar para ver qué pasa.

Unos vecinos hablan en voz baja de que hay un asesino peligroso suelto en la carretera número tres. Pero la muchacha no los escucha y se dirige precisamente a ese lugar.

El lector querrá seguir leyendo para saber si le pasará algo.

También se puede usar al final de un capítulo, y al continuar el siguiente seguir con otra escena.

Pero no hay que hacerlo en todos los capítulos sino ya sería muy anunciado.

No es necesario que exista peligro de muerte. Puede ser que al o la protagonista los descubran en una infidelidad, mentira u otra cosa.

También intercala con momentos de menor tensión.

Aunque, eso sí, siempre tienes que terminar contándole al lector que pasó.

Y créale bastantes problemas a tus personajes. Tienes que ponérselo difícil y que el que lee se pregunte:

__¿Cómo se arreglará para solucionar eso? Ahí, para enterarse, se verá obligado a seguir leyendo.

¡Buena escritura!

—————————————————————————————————–

LUIS RODRÍGUEZ.

 

 

 

El mendigo

images (3)

Despertó en la madrugada con hambre y  frío.

Había estado soñando en otros tiempos, cuando tenía una familia, hijos que lo querían y un hogar caliente y cómodo.

De cuando se sentía amado por todos, y no le faltaba cariño ni un plato de comida.

Pero ahora la cruda realidad era otra. Estaba solo.

No sabía bien por qué, pero las condiciones habían cambiado drásticamente.

Estaba sucio y con varias lastimaduras en el cuerpo que le ardían.

Dormía en un basural, o donde lo atrapara la noche.

Se sentía muy solo.

Sintió venir a alguien y se acercó, tratando de mostrar una  alegría que estaba lejos de sentir. De repente a alguien le daba lástima verlo en esas condiciones…

Pero de inmediato lo corrieron como si se tratara de una plaga.

Volvió triste al basural, con más hambre y más abatimiento.

Se arrolló e intentó dormir de nuevo. De repente volvía a soñar con su pasado tan agradable que nunca volvería.

Aquél pobre perro meneó la cola cuando una leve, perdida esperanza, se cruzó por su mente.

Lo habían abandonado para siempre. Pero moriría sin saberlo.


LUIS NELSON RODRÍGUEZ.

 

 

,